logo

Comunicación estratégica para el cambio social.

Gamma 50, colonia Romero de Terreros, Delegación Coyoacán, CDMX.

01 52 5536 3387

hola@otromexico.com
Síguenos en nuestras redes:
Facebook: @otromexico 

Twitter: @otromexicosc

Friday For Future: Jóvenes contra la falsa esperanza del “todo va a estar bien”

Movimientos juveniles
Autora: Alexis Gómez 
Tiempo de lectura:  2 minutos

 

«Otros adultos siguen diciendo: Se lo debemos a los jóvenes para darles esperanza. Pero no quedemos su esperanza. No queremos que tengas esperanza. Queremos que te asustes y queremos que tomes medidas. Queremos que te unas a nosotrxs.» 

Greta Thunberg, fundadora del movimiento #FridayForFuture

 

“Este movimiento tenía que suceder, no teníamos elección. Sabíamos que había una crisis climática. No solo porque los bosques de Suecia y Estados Unidos habían comenzado a incendiarse, o por la alternancia de climas entre inundaciones y sequías en Alemania y Australia… lo sabíamos, porque todo lo que leíamos y veíamos nos gritaba que algo estaba muy mal”. Las palabras son de Greta Thunberg, la joven líder del movimiento Friday For Future, y aparecieron publicadas en The Guardian.

Es solo una muestra de su poderoso y elocuente discurso, el cual detonó que el pasado 15 de marzo, Día Internacional del Consumo Responsable, casi un millón y medio de jóvenes estudiantes de secundaria y bachillerato de 123 países salieran a la calle para exigir acciones concretas y decisivas ante el calentamiento del planeta.

Solo dos días antes el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) publicó su informe “Perspectivas del medio ambiente mundial”, donde llamaba a “adoptar medidas urgentes a una escala sin precedentes para revertir esta situación”.

Los hallazgos del informe son evidencia pura que se conecta con el discurso de Thunberg: 75% de la basura marina es plástico, la contaminación del aire genera entre 6 y 7 millones de muertes prematuras al año, 40% de los humedales ha desaparecido, y alrededor de 10 cruciales hábitats terrestres se encuentran en crisis.

Y una de las conclusiones no es menos alarmante que las palabras que aparecieron en The Guardian: “La incapacidad constante para adoptar medidas urgentes está teniendo repercusiones negativas sostenidas y potencialmente irreversibles sobre los recursos ambientales esenciales y la salud humana».

Friday For Future

Hoy Greta Thunberg tiene 16 años, pero ya desde el 27 de agosto de 2018 creó el movimiento Friday For Future, el cual inició de forma individual faltando cada viernes a clase para manifestarse afuera del Parlamento de Estocolmo y exigir el cumplimiento del Acuerdo de París firmado en 2015, el cual compromete a 195 países a crear medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y atenuar el calentamiento global.

Muy pronto su voz empezó a ser acompañada por la de otras personas, particularmente jóvenes estudiantes, y alcanzó tal liderazgo que el año pasado fue invitada a participar en la cumbre del clima de la ONU, celebrada en Katowice, Polonia, donde pronunció un discurso furioso y casi beligerante frente a más de 200 liderazgos políticos globales.

Acá una prueba: “Ustedes solo hablan de crecimiento verde porque tienen demasiado miedo de ser impopulares. Solo hablan de seguir adelante con las mismas malas ideas que nos metieron en este lío, incluso cuando lo único sensato que pueden hacer es poner el freno de emergencia”.

Thunberg es enérgica en insistir que no se trata de crear nuevas soluciones, sino de escuchar a los científicos, quienes ya han propuesto las medidas una y otra vez: “Nosotrxs solo repetimos lo que miles de científicos de todo el mundo han dicho y llevan diciendo por décadas… Nos estamos uniendo detrás de los científicos. Solo pedimos que nuestros líderes hagan lo mismo”.


“Si crees que deberíamos estar en la escuela en lugar de en las calles, te sugerimos que tomes nuestro lugar en las calles, o manifestándote desde tu trabajo o, mejor aún, únete a nosotrxs para poder acelerar el proceso, pero continuar diciendo que todo estará bien sin hacer nada no es una esperanza para nosotrxs, no puedes esperar a que la esperanza llegue”.


Otra de las figuras emblemáticas del movimiento, inspirada por Thunberg, es Anuna De Wever, de 17 años, quien en Bruselas ha creado una de las iniciativas estudiantiles más potentes ante el cambio climático, logrando posicionar el tema en la agenda mediática y política de Bélgica. Un ejemplo de las dinámicas de convocatoria de este movimiento fue un video que De Weber produjo llamando a una huelga escolar y a la que acudieron más de tres mil jóvenes, y fue solo el inicio.

“Continuar diciendo que todo estará bien sin hacer nada no es una esperanza”

Tanto la voz de Thunberg como la de De Weber han intentado ser minimizadas y desprestigiadas por diversos grupos políticos, aludiendo que ambas son jóvenes manipuladas por “organizaciones radicales” y calificándolas como “marionetas que no pueden pensar por ellas mismas”.

Para De Weber, tales ataques solo pueden significar “que tienen tan poca fe en nuestra generación que dan por hecho que siempre estamos tutelados por adultos”. Thunberg es más mordaz:  “están desesperados por cambiar el tema central que es el cambio climático, no quieren hablar de esto porque saben que no pueden ganar esta pelea, porque no han hecho su tarea, pero nosotrxs sí”.

El cierre del discurso de Thunberg frente a la Comisión Europea, con el presidente Jean-Claude Juncker en el foro, es una provocadora llamada a la acción:  “Si crees que deberíamos estar en la escuela en lugar de en las calles, te sugerimos que tomes nuestro lugar en las calles, o manifestándote desde tu trabajo o, mejor aún, únete a nosotrxs para poder acelerar el proceso, pero continuar diciendo que todo estará bien sin hacer nada no es una esperanza para nosotrxs, no puedes esperar a que la esperanza llegue”.

Bitnami